Buscar en este blog

Navegante, entra al porche y deja tu comentario.

PASA Y SIÉNTATE EN MI PORCHE, DESCANSA Y CHARLA UN RATO CONMIGO...
Las Nuevas Tecnologías avanzan que es una barbaridad e Internet cada vez se hace más presente en nuestras vidas, para lo bueno y para lo malo.

Los blogs han irrumpido en todo el mundo internáutico y el porche como no podía ser menos se pone en primera línea y no quiere quedarse atrás.
Este blog permite que el porche sea más participativo, un sitio en el que sea más fácil opinar, dejar un comentario o pegar aquello que simplemente se quiere compartir con los demás, con el único fin de mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo y de sus gentes.
El único límite serán las que imponen las más elementales normas de educación y cortesía, el resto es cosa de todos nosotros.
Entra pues con toda confianza y siéntate un ratito a charlar plácidamente en este tu porche.

Sin raíces no hay ramas, sin áboles no hay bosque.
¡Abajo las raíces, arriba las ramas!
Ubuntu.
Salu2 cordiales y pedal-pedal.


martes, mayo 29, 2018

¿Todo por la Patria?



Ha llegado a mis manos, por decirlo de alguna forma, el poema de José Emilio Pacheco, titulado Alta Traición y que pego a continuación.

Alta traición:
No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
es inasible.
Pero (aunque suene mal)
daría la vida

por diez lugares suyos,
cierta gente,
puertos, bosques, desiertos, fortalezas,
una ciudad deshecha, gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
montañas
—y tres o cuatro ríos.
Después de leerlo varias veces, de procurar comprenderlo e intentar asimilarlo, surgen en mi mente mil y una preguntas en estos convulsos tiempos de nacionalismos y de patriotas de un lado y del otro. Al final, cada vez estoy más convencido de que lo que importa es la gente buena, la que te mira de frente y sin rencor, la que es capaz de compartir y de solidarizarse, la que trabaja, camina, sufre, rie y llora a tu lado, o al menos cerca de tí.

Se me ocurre buscar en Google la palabra Patria y en imágenes, te cuento lo que aparece:
  • El libro Patria, de Fernando Aramburu. Empezamos bien...
  • Banderas y más banderas.
  • ¿Carros de combate? Miedo me va dando...
  • Soldados desfilando. El miedo se multiplica. 
  • Gente enfrentándose. Seguimos en la misma línea.
  • Cementerios plenos de tumbas que dieron su vida por la patria.
Dejo de buscar, no me gusta lo que encuentro...

En definitiva, regreso a la esencia del poema, me quedo, me quiero quedar con lo concreto (aunque suene mal) frente a lo etéreo, peligrosamente abstracto.

No hay comentarios:

Mi Sangrilhá

Mi Sangrilhá
Mi amiga Ayes Tortosa dice que este es su Sangrilhá, yo me sumo a esa idea y me declaro habitante entusiasta de ese mundo.